miércoles

Viajar en orgasmo




No mires para abajo


Una profunda y sensible cinta llena de claves. Una tentadora invitación a explorar la sexualidad como vía de expansión de la consciencia, hacia lo sagrado.
Otra joya del gran creador (director y guionista) Eliseo Subiela, destacado representante del cine argentino.

- 0:12; ORGON Films (Crédito)

Diálogos:
- 14;13 (Elvira): Te está mirando el aura.
- 14;17 (Eloy); ¿Que es eso?.
- 14;28 (Celia): Es el campo energético que rodea todo lo material. Es la luz que rodea los cuerpos.
...
- 17;21 (Elvira): No quiero ver a Dios despues de muerta. Quiero verlo acá, en la vida. Vamos a buscarlo.
...
- 19;39 (Elvira): Yo puedo enseñarte a caminar en el paraiso con una mujer. Quiero que aprendas a tener orgasmos sin eyacular.
- 19;53 (Eloy): ¿Como?.
- 19;57 (Elvira): Eyacular es una sensación breve. Despues quedas débil por un tiempo. El semen perdido es energía perdida, combustible, que podría elevar tus partes más altas.
...
- 22;05 (Elvira): Cada cuerpo tiene la facultad de generar energía, y de hacerla fluir dentro de él. Cuando estemos juntos vamos a crear una bioelectricidad divina.
...
- 53;26 (Elvira): La evolución humana no terminó. Cada tanto van a surgir nuevas facultades mentales, como pasó siempre.
- 53;40 (Eloy): Voz decís que yo puedo ser un adelanto del hombre del futuro.
Viajar en orgasmo. Tanto más barato y divertido que los aviones.
...
- 1;02;09 (Eloy): Quizá el cerebro humano es una especie de nave espacial. Una nave que usa "semen" como combustible. Y la gente piensa que las naves van a venir de afuera.


.:.


Todos aquellos que lo han vivido, de una u otra manera, saben que efectivamente por medio de la sexualidad sagrada es posible acceder a otras dimensiones de la consciencia y con ello percibir diferentes realidades. 

La energía vital vinculada a la sexualidad, incluso es uno de nuestros recursos más accesibles para materializar, como bien lo sabe el conjunto de la humanidad, pues ha sido nuestra vía natural de multiplicación en este planeta, al igual que para las otras especies.
Energía que desde la más remota antigüedad ha sido conocida, manejada y ha recibido incontables nombres.
Si bien dicha sabiduría ha sido ampliamente difundida en Oriente desde hace milenios, en Occidente desde hace varios siglos hasta la actualidad es más bien poco conocida, en buena parte por la censura ejercida por los intereses materialistas promotores de la farmacocracia.
Un claro ejemplo de ello es el caso del investigador austriaco Wilhelm Reich quien la estudió durante la primera mitad del siglo XX y publicó diversos trabajos, entre ellos el ensayo titulado "La función del orgasmo". Reich denominó ORGON a esa energía.

Para todas las culturas milenarias es ampliamente conocido que entre las potencialidades del manejo de dicha energía se encuentra el poder de trascender el nivel de consciencia ordinario, accediendo con ello a otras esferas del espacio y el tiempo. Por ello existen incluso templos pletóricos de esculturas eróticas dedicados a la sexualidad sagrada, reconocida portal hacia otras dimensiones, y vía de unión (yoga) con los mundos espirituales.

Khajuraho (India)


En alguna medida puedo dar testimonio de la veracidad de dichas afirmaciones pues yo mismo las he experimentado con una sacerdotisa tántrica, así como también por otros medios energéticos llamemosles "terapéuticos", vinculados igualmente a la tecnología interna o esotérica.

Por el profundo vínculo que guarda con la temática de este sitio, no puedo dejar de mencionar el hecho de que derivado de esas y otras muchas experiencias energéticas me han sido entregados profundos recuerdos de "vidas pasadas" de las cuales incluso ha surgido toda una tecnología externa o exotérica. Una tecnología psicotrónica vinculada a las pirámides y sus energías, potencialmente capaz de los mismos alcances según ha sido revelado. Todo ello con una nueva compañera profundamente vinculada con los vórtices y unos viajeros del tiempo autodenominados creadores de alas.

Existe una infinidad de caminos y ayudas, en este y otros planos, que están guiando a la humanidad en el despertar hacia su potencial evolución espiritual.


El hombre nuevo de cuarta dimensión
Benjamin Solari Parravicini

".. el verdadero prototipo no es una máquina sino 
el producto de una transformación colosal de la raza humana.
… había intuido una posibilidad. Según las enseñanzas, 
el tiempo y el espacio se podían trascender...
No moriría como el resto de los hombres sino que 
atravesaría la frontera entre los mundos
 consciente y voluntariamente. 
Su cuerpo desaparecería sin dejar rastro alguno ...”"


Una evolución hacia la cuarta dimensión vinculada necesariamente al desarrollo del cuarto vórtice del cuerpo energético, cuarto chakra, Anahata o chakra del corazón, como nos dicen incontables maestros. Por ejemplo Samael Aun Weor en sus textos, entre ellos el titulado "Manual de la Ciencia Jinas (Compendio sobre la Ciencia Jinas)", en el que igualmente se hace referencia a la transmutación de la sexualidad como prerrequisito necesario para la trascendencia del espacio-tiempo.

Energía del corazón que es condición indispensable para acceder a las dimensiones superiores mencionadas por Drunvalo Melchizedek, por ejemplo en su texto titulado "Viviendo en el corazón (Cómo entrar al espacio sagrado del corazón)", o como en "La profecía Celestina (La novena revelación)" de James Redfield, y tantos otros más. 
El anhelado regreso a casa, al hogar sagrado, al paraíso. Aquí y ahora.





El néctar de las mariposas


Existen sutiles caminos de ascensión de la energía sexual (energía vital) a través de la columna vertebral, que van desde el hueso sagrado o sacro en la pelvis, hasta la coronilla en la cima del cráneo.


Ida (canal izquierdo, masculino), Pingala (canal derecho, femenino) y Sushumna o Brahmanadi central son los nombres con los que, según el Tantra yoga, son conocidos los canales principales por donde asciende la energía cuando despierta el durmiente fuego Kundalini, la serpiente ígnea.


En su ascensión alimenta a siete vórtices energéticos (chakras) que alineados a lo largo de la columna constituyen una parte fundamental de la anatomía sutil del ser humano.


Si bien con otros nombres dichos canales y centros energéticos también fueron manejados por los hombres de conocimiento de la América ancestral quienes en sus códices dejaron testimonio de su elevada sabiduría.
El propio ícono mariano de la Virgen de Guadalupe, supremo símbolo de México representante de lo sagrado cósmico femenino, es custodio del conocimiento de los sabios toltecas poseedores de los secretos para la trascendencia del entramado del espacio-tiempo (el petate o tejido de serpientes, como ellos lo representaban). 
Secretos que permiten acceder a lo más profundo de la matriz creadora. Hasta el omnipresente y primordial sonido capaz de manifestar las dimensiones, el OM de las culturas orientales, el Ometeotl del México sagrado, que en la actualidad algunos conceptualmente denominan campo morfogenético, lattice, etc..
Acceso posible solo por medio de la elevación de la energía interna que en su ascensión "alimenta a las mariposas". Unas "mariposas" que se corresponden con los 7 vórtices o chakras del canal energético central, localizados a lo largo de la columna conformada por las diferentes vértebras, lo que permite alcanzar niveles superiores de consciencia y con ello, la alteración de la percepción y el acceso a otras realidades.


El camino de Quetzalcoatl (la serpiente emplumada), para acceder al cielo.

"Has llegado a la tierra. Te envían acá tu madre y tu padre. Fuiste fundido, fuiste labrado en tu casa, donde está la dualidad.
...
La diosa del deseo deja pasar por su cuerpo y su corazón a los seres que se han quemado en el fuego solar.  Es el camino de regreso a un cuerpo humano.
De nuevo se confrontará Quetzalcoatl con las fuerzas de este lugar, donde rige el deseo.
Volverá a errar y a verse en el espejo negro para conseguir la purificación.
Es un dios que se vuelve hombre y un hombre que se vuelve dios, ciclo tras ciclo, para permanecer en el tejido de la vida y formar corazones que se muevan hacia todas partes.
No necesitan morir para ir al cielo. Necesitan estar íntimamente ligados a la tierra para permanecer en la presencia de Dios"

Todo lo anterior y mucho más se encuentra magistralmente plasmado en el magnífico documental titulado:

 Tula: Espejo del Cielo


Existen incontables métodos ancestrales y textos sobre los mismos, que hacen mención de técnicas de alquimia sexual y de sexualidad sagrada que permiten "alimentar a las mariposas" con el néctar del fuego Kundalini, tanto en pareja como de forma individual. Por ejemplo el yoga tántrico, o las técnicas del Tao de la sexualidad descritas en los textos de Mantak Chia, etc., etc..




Para aquellos llamados al celibato, una opción puede ser la práctica del sexto rito mencionado en siguiente texto:

"Hay sólo una diferencia entre una persona saludable y vital y un superhombre o súper-mujer. Los primeros canalizan la fuerza vital hacia la energía sexual, mientras que los últimos vuelven esta fuerza hacia arriba para crear equilibrio y armonía en los siete vórtices. Por eso un superhombre o una súper-mujer se hacen cada vez más jóvenes, día a día y momento a momento. Crean en su interior el auténtico elixir de la vida."


Alternativa que se suma a incontables más, como por ejemplo las danzas sagradas, entre otros muchos caminos que conducen al más profundo y elevada misticismo. Vías individuales hacia la supermujer y el superhombre autorealizados en el ser andrógino cuyo cuerpo de luz es capaz de trascender las limitaciones de la tridimensionalidad impuestas por la ilusoria y limitada percepción del mundo, para acceder a las realidades multidimensionales de octavas superiores. Los multiversos de la cuarta dimensión e incluso llegar a tocar la quinta, la dimensión del espíritu.


Elevar la energía vital por el canal central y nutrir los diferentes chakras podría igualmente expresarse a modo de alegoría como el "dar de beber a las mariposas". Condición que, como ya se ha dicho de manera reiterada en este espacio, puede hacer posible el trascender el espacio, y hasta el tiempo. 

Paladear ese nectar es degustar el sabor de la iluminación, es emplumar la serpiente.




“Te advierto, quien quiera que fueres, Oh! Tu que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo, aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tu ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿Cómo pretendes encontrar otras excelencias?. En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros. Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses.”
Frase inscrita en el antiguo Templo de Delfos


.:.


Como en otras no pocas ocasiones, derivado de mis escritos hace algunos años fui contactado por una enigmática mujer chilena, sacerdotisa energética y viajera dimensional del espacio-tiempo, quien fue mi guía y compañera temporal por aquellas lejanas y australes latitudes, y mucho más allá, en el tiempo y en el espacio.
Por su intermediación me fueron entregadas muy trascendentales revelaciones al respecto de "mis vidas pasadas", de las cuales se desprendía nuestro reencuentro en estos tiempos para un trabajo espiritual específico, asociado tanto a mi antiguo nexo con ella como con el primer discípulo físico de esta época del linaje de Babaji. Uno de los grandes yoguis, maestro autorealizado.
Igualmente, por su conducto, fui llevado a la vivencia de profundas experiencias magistralmente resumidas de forma sensible e igualmente bella en la siguiente metáfora, con la que ella compartía muy cercanos vínculos.





Hubo un tiempo en que existieron hombres y mujeres que esperaban el paso de las mariposas sobre un acantilado y se disponían con sus brazos alzados para ofrecer el néctar de las flores que depositaban sobre las palmas de sus manos.

Bastaba que solo una de ellas bebiera el néctar para que el elegido se convirtiera en el Gran Viajero, porque en el momento preciso en que ésta se posaba sobre las palmas de sus manos, podía ver todo el universo contenido en el ala de la mariposa y percibir la infinita vida que hay en un segundo.



Los Hombres que Daban de Beber a las Mariposas creían que el Gran Viajero podía ver, sentir y vivir todas las vidas de todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares, y podía ver las vidas de él mismo para elegir el sitio y el universo al cual viajar...

Para luego sencillamente, desaparecer, desvanecerse en el aire.

Texto Juan Carlos Zagal, Laura Pizarro, Dauno Tótoro
TEATROCINEMA